La convivencia nunca ha sido fácil

Bien conocido es que la convivencia no es fácil y menos aún si estamos acostumbrados a vivir solos sin dar explicaciones a nadie más que a nosotros mismos. No está muy lejos de la realidad que los solteros adquieren ciertas manías aunque ellos no las perciban.

Pero todo cambia cuando hay que compartir la vida, tanto si viene a nuestra casa como si vamos a las suyas o si tenemos una casa nueva.

El comenzar a convivir juntos cuando uno de los dos no está totalmente convencido o lo hace por un motivo como salir de casa de los padres no es un buen comienzo.

Una vez pasado este paso, partimos de que la pareja se va felizmente a su nuevo hogar, ¿qué no se puede olvidar para que la convivencia sea buena?.

la-convivencia-nunca-ha-sido-facil

Cuando estemos ya en nuestra nueva casa si se ha de comprar algo ha de ser del gusto de ambos ya que si es sólo de uno, este estará muy contento pero el otro no se sentirá muy a gusto, es algo así como que no fuera su casa sino la de su pareja, por ello se debe colocar a gusto de ambos donde puedan estar realmente cómodos los dos.

Ir a vivir juntos no implica perder la privacidad como individuo por ello se debe respetar esos momentos de intimidad que todo el mundo necesita. Olvídate de perseguir a tu pareja y acosar con preguntas como ¿te pasa algo? ¿Qué te ocurre? Y cosas así, porque en realidad puede que lo único que le ocurre es que necesita estar en soledad y eso no implica que haya perdido su amor.

la-convivencia-nunca-ha-sido-facil2

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *