¿Cómo afecta a tu salud no tener relaciones sexuales?

La cantidad de sexo que una persona tiene varía a lo largo de su vida. No hay una cantidad “correcta” de sexo a tener, y no tener sexo durante mucho tiempo no debería tener efectos secundarios negativos.
La frecuencia con la que una persona tiene relaciones sexuales cambia naturalmente de vez en cuando, dependiendo de la edad, las fluctuaciones en el deseo sexual y el estado de la relación. Muchas personas disfrutan de una vida plena y satisfactoria sin tener relaciones sexuales.

En este artículo, analizamos lo que puede suceder física y psicológicamente cuando una persona no tiene relaciones sexuales durante mucho tiempo y cómo puede afectar a las personas en una relación.

Efectos en el cuerpo

La gente denomina a no tener relaciones sexuales durante mucho tiempo como celibato o abstinencia. Cuando alguien no tiene relaciones sexuales durante meses o años, es poco probable que note efectos secundarios físicos negativos en su salud.

Sin embargo, investigaciónes muestran que tener sexo regular puede tener ciertos beneficios para la salud, incluyendo una mejoría en la función del sistema inmunológico, una reducción en la presión arterial, menores niveles de estrés y un menor riesgo de eventos cardiovasculares.

Las personas pueden obtener algunos de los beneficios fisiológicos del sexo, como es la reducción del estrés, mediante la masturbación.

En los hombres, la salud de la próstata puede beneficiarse de la eyaculación frecuente, ya sea con otra persona o sola. Un estudio de 2016 encontró que los hombres que eyaculaban al menos 21 veces al mes tenían un menor riesgo de cáncer de próstata en comparación con los que eyaculaban de 4 a 7 veces al mes.

En el caso de las mujeres, la actividad sexual frecuente, ya sea con una pareja o en solitario, puede fortalecer los músculos del suelo pélvico que sostienen la vejiga, mejorando su funcionamiento y reduciendo la incontinencia y las pérdidas de orina.

Efectos sobre la salud mental

Existe la idea generalizada de que tener relaciones sexuales regulares es una parte importante del bienestar emocional de una persona. Si bien esto es cierto para algunas personas, no lo es para todos.

Cuando la abstinencia sexual es involuntaria, algunas personas pueden sentir efectos negativos en su salud mental. Por el contrario, las personas que no sienten deseo sexual pueden encontrar estos sentimientos angustiantes. No tener relaciones sexuales cuando se está en una relación puede hacer que una persona se sienta insegura o ansiosa. Hablar sobre estas emociones puede ayudar a eliminar cualquier sensación de incomodidad.

Para otros, la abstinencia sexual es importante para una buena salud mental. Las personas pueden abstenerse de tener relaciones sexuales por muchas razones, por ejemplo, porque tienen un bajo deseo sexual, son asexuales o simplemente deciden no tenerlas.

Los beneficios potenciales de abstenerse del sexo, dependiendo del individuo y de su situación, incluyen:

no tener riesgo de infecciones de transmisión sexual.
evitar una fuente de ansiedad
vivir de una manera que sea consistente con sus creencias religiosas

Sin embargo, las investigaciones reportan que el sexo es una buena manera de aliviar el estrés, lo cual puede mejorar la salud mental de una persona. De acuerdo con un estudio que consulto a 10,429 mujeres con bajo deseo sexual, el 27.5% dijo que les causaba angustia. Sin embargo, entre los que tenían una pareja actual, la cifra era mucho más alta (81%).

Algunas personas pueden encontrar que la masturbación puede reducir el estrés y la ansiedad porque libera hormonas que producen un aumento temporal del estado de ánimo.

Efectos en las relacion de pareja

Muchas personas tienen relaciones románticas satisfactorias sin tener sexo frecuente. Para otros, el sexo regular puede mejorar la salud de su relación.

Un estudio de 2015 informó que la frecuencia sexual era sólo un indicador de bienestar cuando las personas estaban en relaciones. Encontraron una asociación entre tener sexo una vez a la semana y una mayor satisfacción en la relación. Esta satisfacción no pareció cambiar cuando la frecuencia de las relaciones sexuales aumentó a más de una vez por semana.

Para algunas personas, el sexo puede mejorar la comunicación y los sentimientos de cercanía. Las personas que sienten que no tienen suficiente sexo pueden preocuparse de que hay algo malo en su relación o temen que su pareja ya no se sienta atraída por ellos.

Celibato y asexualidad

Una persona asexual puede tener poco o ningún deseo sexual.
La asexualidad y el celibato no son lo mismo, aunque están relacionados. No todas las personas asexuales son célibes, y no todas las personas célibes son asexualas.

Asexualidad significa que una persona no experimenta atracción sexual y no siente el deseo de tener relaciones sexuales. El celibato, por otro lado, se refiere a la abstinencia del sexo por un período específico o para siempre. El celibato puede ser una elección o el producto de las circunstancias, mientras que la asexualidad no es una elección.

La asexualidad es una orientación sexual. Algunas personas que son asexuales no desean nada de sexo, mientras que otras ocasionalmente experimentan algún deseo. Algunas personas sólo quieren tener relaciones sexuales cuando están en una relación amorosa y segura.

Algunas personas asexuales experimentan sentimientos románticos y un deseo de tener una relación romántica, mientras que otras no. Los expertos se refieren a los que no tienen este deseo como arománticos.

Algunas personas asexuales eligen tener relaciones sexuales. Pueden tomar esta decisión para complacer a su pareja, para ajustarse a las normas sociales o porque temen que su identidad no sea válida. No hay evidencia de que el trauma u otros problemas de salud mental causen asexualidad. La asexualidad es una orientación sexual legítima que no requiere una “cura”, y las personas nunca deben presionar a otra persona para que tenga relaciones sexuales.

Conclusion

No hay una cantidad correcta de sexo a tener, y la frecuencia ideal variará de persona a persona. No tener relaciones sexuales durante mucho tiempo no debe tener efectos secundarios negativos.

No hay una manera correcta o incorrecta de expresar los sentimientos sexuales siempre y cuando todas las partes den su consentimiento. Asimismo, ninguna persona debe sentirse obligada a tener una frecuencia específica de relaciones sexuales. Evitar el sexo no perjudicará la salud de la persona, e incluso puede ser saludable.

Las personas que se sienten preocupadas por el bajo deseo sexual o los efectos del sexo infrecuente en su relación pueden hablar sobre sus preocupaciones con un médico o terapeuta. Los medicamentos, la terapia, los cambios en el estilo de vida, una mejor comunicación en las relaciones y muchas otras estrategias pueden ayudar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *